Cáncer de colon, foto IBBiotechDetección de cáncer de colon y recto. Foto: archivo/Google.

Los cuidados de la salud ameritan mucha atención y controles médicos constantes que, nunca y bajo ninguna circunstancia, deben dejarse de lado. El proceso debe transformarse en algo de rutina, que sala en automático, sin embargo eso no siempre es así. Con la extensión de la pandemia de coronavirus en la Argentina y en todo el mundo, estas cuestiones se han dejado al margen de las costumbres habituales de mucha gente y, con este marco es que un estudio revela que solo el 5% de las personas en edad para hacerlos, se somete a los controles para poder detectar un posible cáncer colorrectal. Así surge de un muy completo artículo exclusivo para el diario La Nación, a cargo de Garbriela Navarra.

 

Julia Ismael, exdirectora del Instituto Nacional del Cáncer (INC), directora de la Fundación Gedyt y miembro del Comité Ejecutivo de @All.Can Argentina, dice al respecto: “Ese 5% es una estimación. En la última Encuesta Nacional de Factores de Riesgo de 2019 se indicó que el 31,6% de la población de 50 a 74 años se había efectuado alguna vez en su vida un examen de detección, pero como con la pandemia estos controles disminuyeron entre un 80% y 90%. Hoy nos enfrentamos a este descenso, que es alarmante”.

 

El 31 de marzo se conmemora el “Día Mundial de Concientización contra el Cáncer Colorrectal”, y es por esto mismo que no son pocos los especialistas que alertan a la gente de que se trata del segundo en casos y tasa de mortalidad en la Argentina. De hecho, y tal como se refleja en la nota exclusiva para La Nación, en todo el país son detectados anualmente 16.000 nuevos casos (43 casos diarios en promedio) y los fallecimientos llegan a más de 7500. Lo más recomendable son losdiversos programas de screening o tamizaje, que son en realidad un test inmunoquímico de detección de sangre oculta en materia fecal. Esto es lo ideal para la gente comprendida entre los 50 y los 74 años de edad, y lo recomendable por los profesionales de la salud es que los controles se realicen cada año.

 

Las cifras y los datos que surgen como resultante son por demás elocuentes: cerca de 15 de cada 100 de los tests practicadops arroja un resultado positivo. Esto, sin embargo, no quiere decir que se esté frente a un caso de cáncer, aunque es una clara alerta que indica que es tiempo de hacer una videocolonoscopía (VCC), un procedimiento hecho bajo estado de edación del paciente y con una preparación especial para limpiar el intestino previamente. Una vez que una persona se hizo una VCC, los controles periódicos deben seguir con ese mismo método.

 

En la nota de Gabriela Navarra exclusiva para el diario La Nación, dice Lisandro Pereyra, gastroenterólogo, endoscopista y coordinador del área de Gestión del Conocimiento del Hospital Alemán: “En el mundo muere cerca de un millón de personas por año por este cáncer. Sin embargo, está considerado el más fácilmente prevenible. Tiene una lesión previa o precursora de lento crecimiento, un pólipo adenomatoso que tarda más de 10 años en ser maligno y esto otorga una ventana de tiempo para estudios de prevención”.

 

Por su lado, también en el artículo publicado por el medio periodístico antes mencionado, Luis Caro, presidente de la Fundación Gedyt y director de la carrera de médico endoscopista en la Universidad de Buenos Aires (UBA), sostiene que de cada 100 VCC que realizan a pacientes sin riesgo aumentado encuentran pólipos en 30 a 40 personas. Y agrega: “La detección y resección de estos pólipos adenomatosos, aún no malignos, permite disminuir eficazmente la incidencia de la enfermedad. La VCC es al mismo tiempo un método diagnóstico y terapéutico: en el mismo acto se diagnostica y se trata al paciente”.

 

Así mismo, en el artículo de La Nación, María Cecilia López, presidenta de la Confederación Unificada Bioquímica de la República Argentina (Cubra), afirma claramente que “con prevención y diagnóstico precoz, la mortalidad podría ser mucho menor: 9 de cada 10 casos podrían curarse si se detectan a tiempo. Sin embargo, los estudios de detección temprana son materia pendiente en la Argentina. La mayoría de los pacientes llega a la consulta en fase avanzada de la enfermedad”.

 

Al respecto de más datos y estadísticas que demuestran lo serio del caso, el sitio de la Asociación Americana del Cáncer (ASCO, por su sigla en inglés) informa que en los Estados Unidos el 37% de los pacientes con cáncer colorrectal son diagnosticados en estadios iniciales; el 36%, cuando el cáncer se ha diseminado a ganglios linfáticos y órganos cercanos; y el 22%, si se proyectó a órganos más distantes, como el hígado o los pulmones.

 

Se desconoce qué proporción de tumores colorrectales son detectados avanzados en la Argentina en la actualidad, pero una investigación de @All.Can Argentina sobre 400 pacientes oncológicos de la Capital Fdereal (tal lo indicado por Navarra en La Nación) iexpresa que 6 de cada 10 casos de cáncer de colon fueron diagnosticados antes de su diseminación. La misma investigación mostró que menos del 10% de pacientes se había hecho algún examen preventivo, mientras el 90% había concurrido al médico cuando tuvo algún síntoma compatible. Especialmente en el sector público, los pacientes ya diagnosticados tuvieron que esperar casi siete meses el inicio del tratamiento.

 

FuenteGabriela Navarra, para LA NACIÓN.

Noticias relacionadas