La policía en el lugar del doble homicidio. Foto: Eliana Obregón

María Ninfa “Nina” Aquino Chamorro, la empleada doméstica que trabajó 12 años en la casa de la pareja asesinada a tiros en su casa del partido bonaerense de Vicente López, dijo este jueves que nunca sospechó del hijo menor de las víctimas, ahora detenido por el hecho, aunque consideró que su madre, “si lo está viendo desde el cielo, está muy enojada”.

“Si la madre lo está viendo desde el cielo, está muy enojada con Martín (del Río), muy enojada”, expresó la empleada durante una conferencia de prensa que dio en la mañana del jueves en la puerta de su casa de la localidad bonaerense de San Justo, a la que regresó el pasado miércoles tras quedar en libertad luego de 13 días de arresto.

“Si la madre lo está viendo desde el cielo, está muy enojada con Martín (del Río), muy enojada”

La mujer, que aún sigue imputada en la causa como “partícipe necesaria” del doble homicidio agravado, fue liberada el pasado miércoles por el juez de Garantías 1 de San Isidro, Ricardo Costa, a pedido de su defensa.

“Para ella la causa no está cerrada, es una libertad temporaria, sigue investigada, aún no fue sobreseída”, dijo el abogado de la mujer, Hugo López Carribero.

“Soy inocente, no sospecho de nadie, no voy a acusar a nadie, es muy feo acusar al prójimo, muy feo”, expresó “Nina”, quien recordó que trabajó 12 años con las víctimas y que conocía al hijo ahora detenido, ya que frecuentaba la vivienda de sus padres.

El interior de la casa donde asesinaron a las vctimas Foto Eliana Obregn
El interior de la casa donde asesinaron a las víctimas. Foto: Eliana Obregón

“Cuando pasaba me saludaba, me palmeaba la espalda, hacía alguna broma, eso nada más”, describió la empleada.

Al ser consultada sobre la declaración de Martín del Río, quien la involucró en el doble crimen, dijo que “es todo mentira” y que “él sabrá por qué” la acusó.

Sobre el día en que encontró asesinados a José Enrique Del Río (74) y María Mercedes Alonso (72), el 25 de agosto pasado, “Nina” dijo que se desesperó y lo primero que atinó a hacer fue llamar a los hijos de las víctimas.

“Hay que estar en ese momento en mi lugar, me agarró una desesperación que no sabía para dónde correr, lo primero que se me ocurrió fue llamar a sus hijos”, relató.

La empleada recordó que ambos hijos fueron a la casa tras su llamado y que “Martín lloró un ratito y se calmó”.

También dijo que el ahora imputado de doble homicidio triplemente agravado “caminaba como el papá, el papá rengueaba”, lo que fue uno de los puntos clave para identificarlo en un video tomado por cámaras de seguridad en inmediaciones del domicilio de las víctimas el día del hecho.

Por su parte, el abogado López Carribero dijo que de no ser sobreseída, la empleada deberá afrontar un juicio y “será absuelta”.

“Necesitamos aproximadamente 90 días para perfeccionar nuestro trabajo para lograr el sobreseimiento”, dijo el letrado, quien detalló que “la línea de investigación ha tomado un rumbo particular aunque no se descarta todavía la circunstancia a través de la cual ella habría facilitado (el hecho). Nosotros sí lo descartamos, por eso estamos convencidos de que es inocente pero la justicia todavía no la desvinculó totalmente”.

López Carribero agregó que tras la detención del hijo de la pareja como imputado, la declaración como testigo que había aportado antes en sede judicia, en la que involucró en a “Nina”, ha quedado “nulificada”

La entrada Tras quedar en libertad, la empleada dijo que nunca sospechó del hijo menor se publicó primero en Cultural Cava.