Este viernes fue el debut de la unidad ejecutora que la Municipalidad de Córdoba puso a gestionar en los corredores del transporte urbano que hasta este jueves tuvo a su cargo la Empresa Romero Sociedad Anónima (Ersa). Para los usuarios, no hubo ningún cambio: siguieron los problemas de incumplimiento de frecuencias y de roturas de ómnibus.

No obstante, la evaluación que hacen las autoridades es “positiva”, ya que la transición no empeoró la prestación: no hubo conflictos en el traspaso de los empleados y los coches salieron a prestar servicio. En ese sentido, en el municipio consideran que las mejoras en la flota empezarán a ser visibles en las próximas dos semanas.

Es que, recién desde este viernes, hay control total sobre el pañol y sobre los talleres. Eso implica que se puede tomar la decisión de trabajar en la reparación y puesta a punto de las unidades. El mayor problema lo presentan, según pudo averiguar La Voz, los ómnibus de origen brasileño de marca Volkswagen por la dificultad para obtener los repuestos.

Mientras tanto, los usuarios seguirán con un servicio con deficiencias. Este viernes, salieron a la calle 240 unidades, un número que ya está por debajo de las 300 que se necesitan en la calle. Y quedaron fuera de servicio 60 coches, lo que implica que no se cumplan las frecuencias.

Además, con menos ómnibus en la calle, los que circulan terminan desbordados de pasajeros y en muchos casos no levantan a quienes esperan en paradas más cercanas al Centro. Se trata de una de las quejas más comunes de los usuarios de los corredores 2, 4, 5 y 7, que administraba Ersa.

Transición

La Unidad Ejecutora está conformada por funcionarios municipales y por directivos de Coniferal y de Tamse. En 90 días deberían llegar los primeros 100 ómnibus cero kilómetros que anunció la Municipalidad. Entonces, la Unidad Ejecutora se disuelve y Coniferal tomará las líneas de los corredores 4 y 7, con sus respectivos choferes y con el proporcional de administrativos y mecánicos.

Tamse, en tanto, se quedará con el corredor 2 y con lo que queda del 5. A medida que vayan incorporándose más ómnibus cero kilómetros, se irán devolviendo los coches que se alquilan a Ersa.

Se espera que el proceso de incorporación de 300 ómnibus nuevos dure unos seis meses. Mientras tanto, la Municipalidad debe avanzar en la elaboración de los pliegos para la licitación del nuevo servicio.

Una buena: no habría paro

La Unión Tranviarios Automotor (UTA) confirmó un paro nacional para el martes. La medida se decretó para todos los servicios urbanos del interior del país, debido a las dificultades para cerrar el acuerdo paritario con la Federación Argentina de Transportadores por Automotor de Pasajeros (Fatap), la cámara empresarial que representa a las prestatarias.

UTA pide un incremento del 37% en enero, $ 126 mil no remunerativos y otra suba del 25% en febrero. Así, el salario inicial quedaría $ 777.700 para enero. Y $ 972.125 para febrero.

La buena noticia es que en Córdoba se estaría por cerrar el acuerdo entre Fetap, la cámara que nuclea a las prestatarias locales, y la seccional local de UTA.

Hay que recordar que el incremento del boleto a $ 700 tenía en cuenta el incremento del costo salarial, así que los fondos para afrontar los sueldos de los choferes estarían garantizados.

De esta forma, en Córdoba no tendría efecto el paro y la prestación del transporte urbano sería normal el martes.