El Rojo tiene 45 días para abonarle la totalidad de la deuda al jugador ecuatoriano. En caso de que el club no lo haga, quedará nuevamente inhibido.

Fernando Gaibor en Independiente. Foto: NA.
Fernando Gaibor en Independiente. Foto: NA.

Independiente, que había anunciado la cancelación de varias deudas, sufrió un nuevo revés económico luego de que el TAS fallara en favor de Fernando Gaibor por un reclamo salarial y deberá pagarle al futbolista una suma millonaria en dólares.

El Tribunal de Arbitraje Deportivo determinó que el Rojo debe pagarle al jugador ecuatoriano 2.379.000 de dólares por la deuda salarial que reclama. Además, a esto se le suma un interés del 5% anual que sigue corriendo desde febrero de 2023.

El problema para el club de Avellaneda es que tiene un plazo de 45 días para abonarle la totalidad de la deuda, y en caso de que el club no lo haga quedará nuevamente inhibido.

Fernando Gaibor en Independiente. Fernando Gaibor en Independiente.

Si bien esta posible inhibición no pone en riesgo la inscripción de los flamantes refuerzos, la directiva del club apelará el fallo en los próximos días para que el mismo no quede confirmado e intentar reducir el monto o acordar un plan de pagos a largo plazo con el jugador.

Santiago López en Independiente.

Te puede interesar:

Independiente no llegó a un acuerdo con Santi López para renovar su contrato y el juvenil se entrenará con Reserva

El caso Gaibor

El conflicto entre Gaibor e Independiente empezó en agosto de 2020, cuando el ecuatoriano debía regresar a Avellaneda luego de que el préstamo en el Al Wasl de Emiratos Arabes caducara.

Sin embargo, el futbolista no tenía un lugar asegurado en la consideración del por entonces entrenador Lucas Pusineri y aseguró que se declaraba con el pase libre por falta de pago.

Fernando Gaibor en Independiente. Fernando Gaibor en Independiente.

El ex Emelec de Ecuador, que llegó al Rojo en 2018 por pedido expreso de Ariel Holan a cambio de 4.200.000 dólares, luego de cumplir con el contrato con los árabes, regresó a su país natal y jamás se presentó a los entrenamientos en Villa Domínico.

El jugador reclamaba deudas salariales y desde la dirigencia que en aquel entonces lideraba Hugo Moyano sostenían lo contrario, que estaban al día con los pagos. Ante las diferencias y el no poder llegar a un acuerdo, Gaibor intimó al club y terminó todo en instancias judiciales.