Brenda Elizabeth Uliarte, vivo de IGVivo en IG de Brenda Elizabeth Uliarte. Foto: captura de video.

En las últimas horas se produjo la detención de Brenda Elizabeth Uliarte, pareja de Fernando André Sabag Montiel, quien se encuentra detenido por el intento de asesinato contra la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner. Tras su captura en el barrio de Palermo, también comenzaron a surgir datos sobre la joven de 23 años de edad. Uliarte era intensamente buscada por la Justicia con la finalidad de que pudiera aportar elementos a la causa, dada su relación cercana con el imputado, pero los efectivos policiales no lograban dar con ella.

Mientras se desplegaban operativos en diferentes zonas de la Capital para ubicarla, la joven hizo un muy curioso posteo en la red social Instagram, el cual fue a dado a conocer este domingo en el programa “Periodismo para Todos” (PPT) que el periodista Jorge Lanata conduce por ElTrece.

La transmisión en IG muestra a la chica aparentemente relajada y enviando curiosos mensajes, en su mayoría contra la clase política y la corrupción, pero también haciendo mención al sonado caso que conmueve a la sociedad argentina.

“No hay reconciliación con los corruptos. No,chicos. Basta de corrupción, sea de quien sea, de cualquier bando político. Basta de la corrupción. De cualquier país, de donde sea. Basta de corrupción”, comenzó diciendo la joven en su cuenta de Instagram.

 

Brenda Elizabeth Uliarte, vivo de IG. Video: ElTrece.

 

En ese contexto es que la joven luego respondió algunas preguntas, con cuyas respuestas pretendió “despegarse” del atacante de la vicepresidenta. Así, dijo: “Esa es la privacidad de él. A ver, yo era su pareja, pero tampoco le manejaba las redes. ¿Entienden?. Él tampoco me manejaba las mías. No éramos tóxicos, manejándonos y viendo qué hacemos. No”.

También habló sobre el arma que usó Sabag Montiel: “El chorro de agua se vio claro”, dijo, leyendo un comentario en el sector inferior de la pantalla de su dispositivo. Acto seguido, respondió: “Sí, tal vez era una pistola de agua. ¿Quién sabe?”.

Por último sostuvo: “Y le cambiaron la pistola por una de verdad y ahora se come este bardo”.

 

Noticias relacionadas