Esteban Bullrich, exsenador. Foto: NAEsteban Bullrich. Foto: NA.

Antes de ser internado en el Hospital Austral, el exsenador nacional de Juntos por el Cambio Esteban Bullrich reconocido que estaba “indefenso”, producto de la Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA) que sufre y que por esa razón se dedicaba a rezar.

“Rezo porque estoy indefenso. Me surge la necesidad despierto o dormido. No lo cambia a Dios. Me cambia a mí”, publicó días atrás el exministro de Educación, citando al escritor británico Clive Staples Lewis, autor de Las Crónicas de Narnia.

El mensaje se hizo viral luego de que Bullrich fuera internado en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Austral por un cuadro de dificultad respiratoria, el martes por la noche. El dirigente del PRO fue sometido a una “traqueotomía percutánea” para poder hacerle una “ventilación mecánica”.

 

Su diagnósitco 

Esteban Bullrich, de 53 años, recibió el diagnóstico de ELA mientras ocupaba una banca en el Senado. El avance de la enfermedad lo obligó a renunciar y su última aparición en el recinto de la Cámara alta fue conmovedora.

La ELA (esclerosis lateral amiotrófica), es una enfermedad de las neuronas en el cerebro, el tronco cerebral y la médula espinal que controlan el movimiento de los músculos voluntarios.

En esta enfermedad, las células nerviosas (neuronas) motoras se desgastan o mueren y ya no pueden enviar mensajes a los músculos.

A partir de esto, con el tiempo, se produce el debilitamiento muscular, espasmos e incapacidad para mover los brazos, las piernas y el cuerpo. La afección empeora lentamente. Cuando los músculos en la zona torácica dejan de trabajar, se vuelve difícil o imposible respirar.

Luego de que se conociera su internación, dirigentes de todo el arco político enviaron sus saludos y mensajes de aliento para el exfuncionario nacional. Entre esas palabras se destacaron las de Alberto Fernández, quien publicó en su cuenta de Twitter. 

El presidente manifestó: “¡Fuerza, Esteban! Te he conocido y tratado. Sé de tu valía como ser humano. Siempre valoré tu vocación por superar diferencias para trabajar por una mejor Argentina. Hoy, en la lucha que estás dando, debés saber que estoy a tu lado. Te deseo una pronta recuperación. Te acompaño con todo mi afecto y también a tu familia”.

Noticias relacionadas