Eso significa que creativos, artistas, directores y el público en general tendrán la oportunidad de utilizar dicha creación para sus propias interpretaciones y versiones sin tener que pagar derechos de autor.

Mickey Mouse
Mickey Mouse

En un hecho histórico, la primera versión de Mickey Mouse (1928), entrará al dominio público en Estados Unidos el primer día de 2024. De esta forma abre la puerta a un sinfín de oportunidades creativas que permitan mirar al personaje desde un prisma más actual.

Después de prolongar durante años los derechos de autor del ratón más famoso creado por Walt Disney, a partir del 1 de enero de 2024, Disney dejará de ser dueño de las versiones de Mickey y Minnie Mouse que aparecen en los cortos ‘Steamboat Willie’ y ‘Plane Crazy’ de 1928.

Eso significa que creativos, artistas, directores y el público en general tendrán la oportunidad de utilizar dicha creación para sus propias interpretaciones y versiones sin tener que pagar derechos de autor.

Mickey Mouse. Foto: Unsplash Mickey Mouse. Foto: Unsplash

Personajes de Disney. Foto: Google.

Te puede interesar:

Disney podría perder los derechos de un conocidísimo personaje

El futuro del ratón

“Es difícil predecir (qué pasará), pero sabemos que cuando las obras pasan a ser de dominio público, esto puede generar tanto un interés renovado por la obra original, como una nueva ola creativa basada en esa obra”, dijo a EFE Jennifer Jenkins, directora del Centro de Estudios del Dominio Público de la facultad de Derecho de Duke de Carolina del Norte (EE.UU.).

A partir de ahora, las posibilidades creativas para Mickey Mouse serán infinitas. Ejemplos de ello son las nuevas versiones, radicalmente distintas a las originales, que han surgido desde que ingresaran en 2021 al dominio público ‘The Great Gatsby’ de F. Scott Fitzgerald o ‘Winnie-the-Pooh” de A.A. Milne.

Mickey Mouse. Foto: Unsplash Mickey Mouse. Foto: Unsplash

En concreto, el glamuroso mundo de los años 20 presentado en el libro de Fitzgerald se transformó en una historia con zombies en la novela ‘The Great Gatsby and the Zombies’, escrita por Wayne Soini.

Mientras tanto, el adorable oso amarillo y sus amigos adoptaron un giro oscuro al convertirse en vengativos asesinos en el filme de terror slasher ‘Winnie-the-Pooh: Blood and Honey’, dirigido por Rhys Frake-Waterfield.

Pese a la liberación de esos personajes, y ahora de Mickey Mouse, durante casi dos décadas ningún trabajo creativo pudo acceder al dominio público gracias a la llamada ley de ampliación de los derechos de autor, aprobada por el Congreso de EE.UU. en 1998 y que extendía los derechos intelectuales de algunas obras por otros 20 años.

La ley tenía entre sus principales impulsores a Disney y su influencia fue tan significativa que fue conocida popularmente como la ley de ‘Protección a Mickey Mouse’, un nombre que aunque Jenkins considera “exagerado”, tuvo entre sus principales ejes de debate el uso público del simpático ratón.