Una técnica casera que se hizo viral en redes sociales sería la clave para que estos insectos desaparezcan de nuestro jardín.

Hormigas invasoras. Foto: Unsplash
Hormigas invasoras. Foto: Unsplash

Uno de los mayores enemigos de los amantes de la jardinería son las hormigas, que invaden los patios y devoran las plantas verdes y las flores, dejando un largo camino hasta los hogares dónde esconden los pedacitos de alimento. Esto está a punto de cambiar para siempre, ya que un truco casero sería la clave para su eliminación permanente.

En los últimos días, los usuarios de Instagram hicieron viral una técnica que promete ahuyentar a estos insectos sin necesidad de matarlos. Además, este truco evita que las personas sigan derrochando alimentos en el jardín que no resolverán la situación y que sigan gastando dinero en pócimas fallidas.

Saadia, la creadora de “De huerta y jardín”, compartió con sus seguidores su secreto para que las hormigas no destrocen su jardín: dejar un limón o un cítrico podrido en el patio.

Hormigas coloradas. Foto: Unsplash Hormigas coloradas. Foto: Unsplash 

Sin necesidad de recurrir a químicos o pesticidas, Saadia explicó que este antídoto natural no afecta a los cultivos ni a las plantas y que es altamente efectivo.

La hormiga roja de fuego. Foto: Unsplash.

Te puede interesar:

Una hormiga originaria de Argentina se instaló en Europa: “Su picadura es muy dolorosa y puede matar a animales”

¿Cómo funciona el truco?

Para eliminar definitivamente a las hormigas del jardín, será necesario tener a disposición un limón u otro cítrico maduro, con una capa de moho en su exterior.

Saadia explicó que el hongo que recubre al limón se alimenta de otros hongos, como los que se producen en los hormigueros a raíz de la acumulación de plantas que son arrastradas por estos insectos.

El limón, uno de los grandes aliados de la cebolla para prevenir la tos. Foto: Unsplash. Cítricos, la clave para eliminar las hormigas. Foto: Unsplash. 

Al introducir un cítrico podrido en el ecosistema de estos insectos, las hormigas pueden contaminar su fuente principal de alimentación y tomar la decisión de abandonar el terreno para buscar comida en otra parte.