Coronavirus, vacunas, ReutersEn medio de la suba de casos, en Argentina hay casi 22 millones de vacunas sin aplicar

Los primeros días de la semana confirman un fuerte repunte de casos de coronavirus. Sin ir más lejos, este miércoles, el Ministerio de Salud de la Nación informó que en las últimas 24 horas fueron reportados en todo el país 11.121 nuevos casos y otras 11 muertes. Es el número más alto desde el 12 de agosto pasado.

 

Este mes, los nuevos enfermos diarios tuvieron un incremento del 184% a pesar de que siete de cada diez argentinos cuentan con el esquema completo de vacunación y ya se inició la aplicación de los refuerzos.

 

La prevalencia de delta y la aparición de la nueva variante ómicron obliga a las autoridades sanitarias a acelerar la vacunación para que la mayor parte de la población cuente con tres dosis ante una eventual nueva ola.

 

No obstante, según los números oficiales, hay millones de vacunas en stock en poder de las provincias y la ciudad de Buenos Aires sin aplicar y un lote grande en manos del Ministerio de Salud de la Nación que espera para ser distribuido.

 

Según un informe de Mauricio Giambartolomei para La Nació, en pleno rebrote, la administración de dosis diarias cayó a la mitad respecto de la marca más alta.

 

Desde el primer cargamento de Sputnik-V en diciembre del año pasado arribaron al país 95.971.855 dosis de las cuales fueron aplicadas 74.049.613 y distribuidas 90.881.094, según la información aportada por la cartera sanitaria y los datos públicos del Monitor de Vacunación. De acuerdo a estos números ahora hay 21.922.242 de dosis de stock, de las cuales 5.090.761 aún no llegaron a las provincias.

 

En ese marco, el último registro indica que 32.034.608 de argentinos (el 70,5% de la población) completaron el esquema y 37.730.569 habitantes (83,2%) tienen al menos una dosis; sin embargo aún hay unas 4.000.000 de personas mayores de 12 años que faltan completar el esquema de dos dosis.

 

Las tres dosis alcanzaron hasta hoy a 4.284.436 personas, de las cuales 2.026.531 recibieron la dosis de refuerzo y 2.257.905 la adicional, en todas las jurisdicciones del país.

 

Con este escenario y el stock disponible la Argentina estaría en condiciones de completar los esquemas de dos dosis de las personas que aún no lo hicieron y acelerar con la aplicación del refuerzo en toda la población, más allá de si cumplen o no el período de tiempo recomendado por el Gobierno.

 

“Las vacunas llegan y las vamos distribuyendo a medida que las provincias tienen espacio disponible para almacenarlas”, detallaron a La Nación fuentes de la cartera sanitaria.

 

Esas dosis representan uno de los volúmenes más grandes de vacunas sin aplicar, a menos de un año del inicio de la campaña. En junio pasado se reportaban 4.500.000 componentes cuando la mitad de la población aún no había sido inoculada; en agosto eran casi diez millones de dosis de stock con solo el 25% de los argentinos con el esquema completo de dos componentes; y en noviembre había 26 millones con el 60% de la población vacunada en forma completa.

 

La disponibilidad de vacunas le permitió al Gobierno de la Nación colaborar con países que con dificultades para acceder a la vacunación. El mes pasado, a través de Cancillería, se donaron 500.000 vacunas a Vietnan y 450.000 a Mozambique; además otras 42.000 fueron enviadas a Santa Lucía (18.000 dosis), Dominica (2000), Granada (11.000) y San Vicente y las Granadinas (11.000), países miembros de la Organización de los Estados del Caribe Oriental (OECO).

 

En la cima de las provincias con mayor porcentaje de dosis aplicadas respecto de las que recibieron se encuentran San Luis y La Pampa con el 91%. Santa Fe (89%); ciudad de Buenos Aires, La Rioja y Tierra del Fuego (88%); Córdoba (86%); Catamarca, San Juan y Mendoza (84%) se encuentran entre las más cumplidoras. Misiones (63%), Formosa (69%) y Chaco (72%).

 

En el caso de la Ciudad de Buenos Aires, desde el Ministerio de Salud porteño informaron que se está convocando a todas las personas que cumplieron cinco meses de la segunda dosis; hasta el momento hay 468.000 personas con tercera dosis. En la Provincia, en tanto, los grupos prioritarios son el personal de salud, los mayores de 50 años que recibieron Sinopharm y las personas inmunodeprimidas; llevan aplicadas 1.590.000 terceras dosis.

 

Según los datos oficiales, en el país hay cerca de un millón de personas que ya cumplieron seis meses o más desde la segunda aplicación y que deberían recibir una tercera dosis. La semana pasada, en diálogo con el mismo medio, el infectólogo Eduardo López había advertido que había bajado el ritmo de vacunación y que eso era preocupante.

 

El 27 de agosto pasado se alcanzó el récord de 461.703 aplicaciones y ayer fueron 237.186, de acuerdo a los datos del Monitor Público de Vacunación. “En un mes, a un ritmo de 205.000 aplicaciones de promedio, se terminaría de completar las segundas dosis y, al mismo tiempo, aumentar la cantidad de terceras dosis”, detalló el especialista en aquella oportunidad.

 

Desde el inicio de la campaña de vacunación y el arribó del primer cargamento, el país recibió 14.683.210 de dosis de Sputnik V (de ambos componentes) y utilizó 6.296.125 de Sputnik V producidas en el país por el laboratorio Richmond. Además llegaron 27.461.700 dosis de AstraZeneca (580.000 de AstraZeneca-Covishield; 1.944.000 provistas por el mecanismo Covax de la Organización Mundial de la Salud, 22.185.300 de AstraZeneca-Oxford; 2.202.800 donadas por España y 549.600 por Canadá), 31.672.800 de Sinopharm (30.000.000 dosis del contrato bilateral y 1.672.800 por Covax), 3.500.000 de Moderna de la donación proveniente de Estados Unidos, 1.704.000 de Cansino y 10.654.020 de Pfizer. 

Noticias relacionadas