Los locos de la azotea_historia Los locos de la azotea. 

Cada 27 de agosto se celebra el Día de la Radio en Argentina. El origen de este día se remonta hace ya más de un siglo, a 1920. En ese entonces, cuatro estudiantes de medicina lograron lo que parecía imposible: la primera transmisión de radiodifusión.

Como bien dijo uno de los personajes más influyentes en la historia de la radio: “yo quiero reclamar, no por inmodestia, ni para aumentar el mérito nuestro, sino porque le corresponde a la ciudad y al país la absoluta seguridad que la primera transmisión nuestra fue la primera del mundo en radiodifusión”. Esta cita corresponde a Enrique Susini, uno de “los locos de la azotea”. Su historia marcó un antes y un después.  

A las 21:06, con una torre de 40 metros en la azotea del teatro Coliseo y con el aviso de la transmisión de la ópera Parsifal, cuatro jóvenes soñadores lograron la primera transmisión de radiofonía.  

 

Viejo Teatro ColiseoViejo Teatro Coliseo.

“Señoras y señores, la Sociedad Radio Argentina les presenta hoy el Festival Sacro de Ricardo Wagner, Parsifal, con la actuación del tenor Maestri, el barítono Aldo Rossi Morelli y la soprano argentina Sara César, todos con la orquesta del teatro Costanzi de Roma, dirigida por el maestro Félix von Weingarten.

Con esas palabras comenzaría la emocionante historia de la radio argentina.  

Rememoración de la primera transmisión de radio en Argentina por parte de Susini en ocasión de su 40° aniversario en 1960. 

Fue un éxito entre las más de 50 personas que la escucharon y la emisión continuó los días posteriores con otras óperas.

Los jóvenes utilizaron una torre de 40 metros en la azotea del teatro Coliseo con un rudimentario equipo traído desde Francia. Agregaron una bocina al micrófono desde el cual Susini pronunció las primeras palabras de la radio argentina, que fueron escuchadas por los pocos oyentes en Buenos Aires que poseían auriculares “a galena”.  

La radio creada por “los locos de la azotea” obtuvo la primera licencia de la radiodifusión nacional: LOR, Radio Argentina, que transmitió desde otros teatros, como el Colón. Siguieron transmitiendo óperas y luego se sumaron a la transmisión de noticias. Transmitieron por ejemplo, la asunción de Marcelo T. de Alvear. 

 

¿Quiénes eran “los locos de la azotea”? 

Enrique Susini, César Guerrico, Luis Romero Carranza y Miguel Mujica se habían conocido en la facultad de medicina de la Universidad de Buenos Aires,  y compartían la pasión por la radiofonía y en particular por el uso cultural que se le podía dar.  

Estaban fascinados con los ensayos de Guillermo Marconi, quien realizó pruebas de transmisión con un barrilete llegando a contactarse con Irlanda y Canadá. Los jóvenes comenzaron a hacer sus propias pruebas, que tuvieron que convertirse en un proyecto secreto cuando comenzó la Primera Guerra Mundial. Carranza, por ejemplo, fue obligado a desmontar una antena que tenía en su terraza ya que se sospechaba que podría transmitirles información a barcos alemanes.  

Pero el inicio de la Primera Guerra también trajo oportunidades para el proyecto. Susini fue enviado a Francia para buscar información sobre los efectos de los gases y los radiotransmisores al frente de batalla. De ahí, Susini pudo volver con equipos que ayudaron en el posterior desarrollo de la radio.  

 

Los Locos de la Azotea, historiaLos cuatro “locos”.

 

Qué fue de los locos de la azotea 

Desde esa primera transmisión los jóvenes no perdieron relevancia en la escena nacional. Carranza creó la primera fábrica de celuloide virgen para cine, además, patentó el sistema de grabación y micrófono de velocidad. Guerrico se convirtió en el director de la Radio Splendid. Mujica fue ministro de Comunicaciones de Arturo Frondizi. Por su parte, Susini llegó a ser director del Colón, fue el primer director general de Canal 7, y protagonizó una película que se ganó la primera distinción internacional para el cine argentino.  

Si bien que la Radio Argentina haya sido la primera en realizar una transmisión está en discusión, sí es cierto que fue la primera en hacerlo con fines artísticos. 

*Por Malena Albornoz

Ig: Malee_Albornoz

Noticias relacionadas