El Tribunal Superior de Justicia de Córdoba (TSJ) firmó un acuerdo de cooperación con el Ministerio de Desarrollo Humano de la Provincia para fortalecer el acceso a la justicia de niños, niñas y adolescentes (NNA), que cuentan con el patrocinio de la defensa pública y están alojados en el centro socioeducativo Complejo Esperanza.

La firma del convenio estuvo a cargo del presidente del TSJ, Luis Angulo, y la ministra de Desarrollo Humano, Liliana Montero.

El convenio -enmarcado en un proyecto del TSJ denominado “Fortalecimiento de la Defensa Pública”- incluye la creación de una unidad de defensa pública (UDP) en el Complejo Esperanza, dependiente de la Secretaria de Niñez Adolescencia y Familia (Senaf).

Luis Ángulo, presidente del Tribunal Superior de Justicia de Córdoba.
Luis Ángulo, presidente del Tribunal Superior de Justicia de Córdoba.

La UDP tendrá como funciones básicas atender a NNA alojados en el Complejo Esperanza, como así también a sus familiares y allegados.

La unidad, que atenderá lunes, miércoles y viernes, les informará sobre los derechos y deberes que les asisten y realizará una derivación oportuna y efectiva de sus demandas.

Los agentes judiciales asignados a esa función mantendrán un trato directo y amable con NNA, utilizarán un lenguaje claro y sencillo que permita una correcta información y comprensión y procurarán dar una respuesta integral del sistema de justicia para la satisfacción de sus necesidades.

Liliana Montero Ministra de Desarrollo Humano de la Provincia de Córdoba. (Foto Pedro Castillo)
Liliana Montero Ministra de Desarrollo Humano de la Provincia de Córdoba. (Foto Pedro Castillo)

Cabe recordar que, en el caso de NNA, el Estado resulta garante de su bienestar y desarrollo; lo que obliga a adoptar medidas especiales orientadas en el principio del interés superior del niño.

Cada una de las partes firmantes se compromete a designar a un representante, a los efectos de coordinar la agenda de las actividades de la unidad de la defensa pública con la agenda propia del Complejo Esperanza, y asimismo facilitar toda otra diligencia administrativa que resultara necesaria para la correcta y adecuada puesta en funcionamiento de la unidad.