El femicidio de Sofía Sosa está camino a la verdad: este lunes comenzó el juicio en la Cámara Novena del Crimen de la ciudad de Córdoba que determinará qué pena se le impondrá a José Luis Gómez, expareja de la joven que tenía 24 años y un hijo de un año al momento de su muerte.

Gómez contaba con dos denuncias previas por violencia. Sofía tenía un botón antipánico como medida de protección que había sido otorgado por el Juzgado de Violencia tras una denuncia por amenazas. Sin embargo, nada detuvo a Gómez, de 26 años, que en la madrugada del 19 de diciembre de 2022 se presentó en la casa de Sofía, mientras el país entero festejaba aún el triunfo de Argentina en la final del Mundial de Fútbol de Qatar.

Sofía estaba con un amigo en la casa y cuando abrió la puerta para despedirlo, Gómez lo agredió con un arma blanca.

Éste salió en búsqueda de ayuda y Sofía activó el botón antipánico. Sin embargo, el ataque fue inmediato y Sofía murió delante de su hijo. Gómez se escapó e intentó suicidarse. Horas después fue capturado por la Policía.

El femicidio de Sofía fue elevado a juicio en mayo del año pasado por la Fiscalía de Violencia Familiar de Sexto Turno, a cargo de Pablo Cuenca Tagle. El proceso recién comenzó casi un año después, en un juicio que se realiza con jurados populares.

En la primera audiencia declararon Analía Paiva, mamá de Sofía, el amigo de Sofía que estaba esa noche en su casa y que fue herido. Gómez se negó a declarar.

Este martes se realizará la segunda audiencia y se espera que el miércoles haya sentencia.

El crimen de Sofía causó conmoción en la comunidad de Salsipuedes, cuyos vecinos hicieron marchas para pedir justicia por su muerte. El femicidio de Sofia además causó conmoción por el hecho de que contaba con botón antipánico, una de las medidas de protección más usadas en casos de violencia de género.

Cristina Paiva, tía de Sofía, dijo tras la primera audiencia: “Esperamos que se haga justicia y que le den la pena máxima, que es perpetua. A mi sobrino no le podemos devolver a su mamá, pero esperamos justicia”.

“Fue muy fuerte para nosotros tener que ver al asesino allí delante nuestro”, agregó.

Analía Paiva quedó a cargo del hijo de Sofía y debe contener al niño, quien sigue preguntando por su mamá. “Él pide por su madre. Es muy triste todo”, dijo Cristina, hermana de Analía.