Sanatorio integral, NASanatorio en Tucumán. Foto: NA.

La sociedad tucumana está en estado de alerta máxima y todo se debe a la aparición de una extraña enfermedad, hasta ahora no identificada y desconocida, que tiene en vilo al sistema de salud.

La enfermedad ha provocado ya la muerte de un médico y la internación de otros cuatro profesionales en terapia intensiva. A contrarreloj buscan encontrar el origen de esta nueva infección que ya fue calificada como “agresiva” y que obligó a aislar la clínica Luz Médica, ubicada en el centro de la capital tucumana.

Los especialistas aún no pudieron determinar si se trata de un virus o una bacteria, aunque las primeras investigaciones y el avance de los enfermos hablan de que ataca fuertemente las vías respiratorias y deriva en cuadros graves de neumonías bilaterales.

​Algunos expertos no descartan que se trate de leptospirosis, una enfermedad producida por una bacteria que puede estar presente en la orina de las ratas y otros animales.

“Aún no hemos encontrado la etiología -origen- de la enfermedad. No estamos estudiando sólo un virus, sino también una posible bacteria”, señalaron desde el ministerio de Salud local luego de la primera muerte.

 

Descartaron enfermedades conocidas

Y agregaron: “En esta época primeramente sospechamos de covid e influenza, tanto gripe A como B; incluso hantavirus, pero mediante la investigación se han descartado”, indicaron desde el departamento a cargo del funcionario provincial Luis Medina Ruiz.

También remarcaron que los afectados sufren “cuadros respiratorios” en los cuales, los síntomas más comunes, fueron “fiebre, tos, disnea, falta de aire; un cuadro pseudogripal”.

“Se suspende el otorgamiento de turnos programados, en las especialidades se activará la teleconsulta, se mantendrá el abastecimiento de las áreas relacionadas a farmacia sólo para pacientes internados, no se otorgará turnos para cirugías programadas y se restringirá el acompañamiento a pacientes”, detallaron desde el establecimiento.

Luz Médica, la clínica privada donde surgieron los primeros casos, es un sanatorio sindical que fue instalado por un gremialista en la década del 90.

Noticias relacionadas