Centro de testeos en la Ciudad de Buenos AiresUn médico fue agredido de un puñetazo en el centro de testeo emplazado en el Hospital Santojanni, en el barrio porteño de Liniers, en medio de la tensión por la gran afluencia de personas que acudieron en los últimos días con síntomas de coronavirus.

La agresión fue sufrida por el médico Oscar Szwarcman, jefe de la Unidad Febril de Urgencia (UFU) situada en ese centro asistencial, y tras la misma, médicos municipales iniciaron un paro en esa actividad.

Según contó el profesional, en un momento de tensión por personas descontentas porque no iban a ser testeadas, fue abordado por un hombre que le aplicó un puñetazo y escapó.

Szwarcman señaló dijo que cuando intentó explicar, con su nariz sangrando, que no se podía trabajar de esa manera la gente le decía que “por qué por una persona que le pegó no iban a ser hisopados”: “Se miraban su propio ombligo”, señaló.

El jefe de la UFU contó que “una médica se fue llorando y dijo que no iba a trabajar nunca más”. Hay que destacar que esta violencia la ejercía gente de clase media, de ninguna manera era gente de clase marginal”, indicó el médico.

Szwarcman indicó que “la gente está muy nerviosa” y “se incrementó mucho la demanda”.
“Venimos de 150 o 200 testeos diarios, a 500. No podemos llegar a hisopar tanta gente”, dijo el profesional, que además alertó que no se está atendiendo a las personas en forma correcta, ya que no se hace preguntas sobre la sintomatología.

Luego del ataque, la Asociación de Médicos Municipales (AMM) inició este sábado un paro de actividades en las unidades UFU.

“Ante los hechos de violencia manifestados en las últimas horas en las UFU y ante la falta de respuesta ejecutiva de las autoridades, la AMM decidió que nuestros colegas suspendan la atención en las mismas hasta tanto se tomen las medidas de seguridad solicitadas que garanticen un escenario seguro. Las guardias solo realizarán hisopados a pacientes con criterio de internación”, indicó la entidad en un comunicado.

Noticias relacionadas