Como cada 8 de marzo, el Día Internacional de la Mujer desde hace varios años se plantea con la idea de un paro internacional de mujeres, y se realiza en Córdoba una marcha que, en el contexto actual, esperaba con una gran convocatoria.

Y así fue. Cerca de las 18 comenzó la marcha, con mucha concurrencia, tanto de gente autoconvocadas como de distintas agrupaciones políticas y sociales. Se hicieron presentes mujeres y disidencias de todas las edades, entre pañuelos, carteles y bailes marchan hacia patio Olmos, con un calor sofocante en el centro capitalino.

“Juntas y juntes contra el plan de ajuste, hambre, violencia y represión de Milei y sus cómplices”, es el lema que unió en esta oportunidad al amplio movimiento feminista de Córdoba, que va a realizar una sola columna de la marcha, a diferencia de los últimos años. En esta oportunidad la marcha tiene una consigna política.

Se ve una nueva marcha muy colorida, con un collage de carteles con distintos reclamos de género. Pero entre cánticos y reclamos, la marcha también se vive como una gran fiesta.

Desde las organizaciones feministas perciben un clima de mayor movilización a nivel general ante la situación económica y social: en el ámbito docente ya realizaron dos marchas en contra del ajuste, un paro general de la CGT y varios cacerolazos, entre otros.

Agrupaciones docentes también se hicieron presentes, todas maestras reclamando por la educación como uno de los pilares fundamentales de hoy. El sector docente mantiene, a su vez, un conflicto abierto con la Provincia, con un nuevo paro anunciado para el próximo jueves 14.

El foco de la protesta de este año es el ajuste económico planteado por el Gobierno nacional y apoyado por un sector de la oposición. En mujeres y disidencias la crisis tiene un efecto más profundo, ya que cuentan con los trabajos más precarizados y con salarios más bajos. Pero además también influye la política del gobierno contra los derechos de mujeres y disidencias.

La movilización terminará en la explanada del Patio Olmos con la lectura de dos documentos. En esta oportunidad no habrá shows musicales.

Las consignas de la marcha 8M en Córdoba

“Es un contexto de amplio ataque a la democracia, a la libertad de expresión y a los derechos de las mujeres en particular con el cercenamiento a las políticas orientadas a la lucha contra la violencia de género, como fue el cierre del ministerio de mujeres a nivel nacional y provincial, con el ajuste a comedores, con promesas de ir en contra de derechos como la interrupción voluntaria del embarazo (IVE) y la educación sexual integral (ESI)”, explicó Mariana Palmero, intergante de Alerta Feminista, donde confluyen 40 organizaciones sociales, sindicales, estudiantiles y feministas.

“Es la primera marcha feminista en contra de un gobierno fascista y neoliberal”, agregó. A su vez repudió las “expresiones de violencia y odio” de Milei. “En un contexto de persecución y represion a la protesta social creemos que la respuesta es la organización, recuperar con fuerza la calle, estar en la calle con el espíritu que impulso la marea verde. Creemos que es necesario seguir tejiendo redes comunitarias porque son la posibilidad de fortalecer la democracia”, agregó.

Por su parte, desde la Asamblea Ni Una Menos, el espacio donde confluye otro grupo de organizaciones feministas, sociales y partidarias dijeron: “Creemos que además de Milei, Llayora es uno de los complices de ese ajuste. Vemos a trabajadores de distintos sectores movilizados y apostamos a que sus luchas triunfen. Si es así, nos fortalecen a todos, por eso también exigimos un paro general a las centrales sindicales”. Las palabras pertenecen a Laura Vilchez, concejal de Córdoba por el PTS dentro del FIT y miembro de la Asamblea Ni Una Menos Córdoba. “Creemos que será una convocatoria contundente y una forma de canalizar la bronca”, agregó.