Diciembre 2001 en Argentina, Foto: Enrique García Medina Diciembre 2001 en Argentina, Foto: Enrique García Medina

Miles de imágenes difíciles eran capturadas por los reporteros gráficos de nuestro país. La crisis se acrecentaba y el malestar social aumentaba en su exponencial violencia. La figura recortada de un hombre que arroja una piedra en medio del humo de los gases lacrimógenos es una de las imágenes icónicas de la represión del 20 de diciembre de 2001 y fue capturada por el reportero gráfico Enrique García Medina para la agencia Télam poco después de haber recibido el disparo de una bala de goma.

 

Segundos antes de ese encuadre para tomar la fotografía, un policía reconoció a García Medina de habituales coberturas en Tribunales —”me tenía bronca”, reconstruye el fotógrafo— y, entre risas, apuntó y le disparó una bala de goma. “Me pegó en el brazo, la cámara me cubrió los ojos y yo le grité ‘sorete’. En ese momento, me corro a la izquierda y veo al pibe que tira la piedra, como una sincronía perfecta“, relató el reportero.

 

Sobre el protagonista de la foto, el fotógrafo dijo: “Dicen que se llamaba Bernardo, que era de clase alta y que militaba en el Partido Obrero, que murió de cáncer antes o durante la pandemia”, relata el fotógrafo en diálogo con esta agencia. García Medina recuerda que el balazo que recibió en el brazo le dio “energía” para hacer la foto que, asegura, dos décadas después “todavía” le gusta.

 

“Esa foto me llamó la atención apenas la recibimos. Resumía muy bien lo que estaba pensando; era una imagen perfecta. No fue necesario cortarla y era claro que se iba a convertir en una síntesis por su potencia”, relata Alejandro Andam, editor jefe de la sección Fotografía en aquel momento.

 

Para García Medina, la foto también retrata y resume el clima de aquellos días de estallido social cuando “la gente salió a la calle como lo hace el agua cuando hierve en una olla”. “Lo que pasó en 2001 no fue espontáneo, se fue gestando, como la olla cuando está por hervir el agua. Salieron todos, hasta la vecina de al lado. No había banderas, sólo las cacerolas sonando”, recuerda. 

Fuente: Télam

 

Noticias relacionadas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here