Corresponsal en Londres Actualizado: Guardar

Una tablilla babilonia de arcilla de unos 3.500 años es el soporte sobre el que está el dibujo de un fantasma más antiguo encontrado hasta la fecha, y que ha sido hallado en el Museo Británico. Este objeto «absolutamente espectacular de la antigüedad», según lo describió a varios medios locales el curador del departamento de Medio Oriente del museo, Irving Finkel, forma parte de una guía que indica los pasos a seguir para deshacerse de fantasmas no deseados que aparecen cuando regresan del mundo de los vivos por alguna necesidad particular. En este caso, el espíritu por lo visto lo que necesitaba era compañía, así que aparece con los brazos extendidos y atados con una cuerda de la que tira una mujer que lo lleva de regreso al inframundo. Según explicó Finkel, «obviamente es un fantasma masculino» que está pasando por una momento que calificó como «miserable». «Puedes imaginar que un fantasma alto, delgado y barbudo merodeando por la casa ponía de los nervios a la gente», explicó, y añadió que «el análisis final» concluyó «que lo que necesitaba este fantasma era una amante».

«Creo que este ritual se llevaría a cabo en el caso de un fantasma doméstico persistente, probablemente familiar, que se estaba volviendo más que una broma», algo que hacía que la gente «se asustara» y por tanto «deseara» su desaparición. «Que alguien piense que puede deshacerse de un fantasma dándole una compañera de cama es bastante cómico», expresó este experto en el sistema cuneiforme, que se utilizaba antiguamente en Oriente Medio. Las instrucciones en la tablilla, de la cual falta la mitad, describen que para ahuyentar al espíritu es necesario hacer las figurillas de un hombre y una mujer, que deben vestirse de un modo particular: el hombre con ropa de diario y la mujer con cuatro prendas rojas y un broche dorado. El hombre debe ser provisto de provisiones para el viaje al más allá, mientras que la mujer debe recibir muebles como una cama y una silla, además de una toalla y un peine, entre otros enseres. Una vez equipadas las figuras, debe llevarse a cabo un ritual al amanecer para el que son necesarias dos jarras de cerveza y un incensario con ramas de enebro antes de invocar a Shamash, el dios babilónico del sol y juez del inframundo. Las instrucciones son precisas, y contienen una advertencia: «No mires hacia atrás».

La tablilla, que cabe en una mano y que nunca ha sido expuesta al público, fue adquirida por el museo en el siglo XIX junto con miles de otras tablillas de Babilonia, una antigua ciudad a unos 100 kilómetros al sur de la actual ciudad iraquí de Bagdad, y sus inscripciones solo son visibles cuando se pone debajo de una luz. Para Finkel, probablemente formaba parte de la biblioteca de magia de algún templo o de algún especialista en ahuyentar fantasmas. El curador, que examinó con detalle la tablilla mientras investigaba para su libro «The First Ghosts: Most Ancient of Legacies», que se publicará el próximo 11 de noviembre, dice que las profundidades del Museo Británico «están plagadas» de espíritus, aunque reconoce que él nunca ha visto uno, algo que, confiesa, le encantaría.

Ver los comentarios

La entrada Encuentran en el Museo Británico el dibujo más antiguo de un fantasma hasta la fecha se publicó primero en Cultural Cava.