Coronavirus, Argentina, pandemia, ingreso a escuelas, NALos cambios en el protocolo escolar que definió el gobierno bonaerense, foto: NA

El gobierno bonaerense actualizó el protocolo escolar a un mes y medio del cierre del año lectivo.

 

A partir de ahora, las escuelas ya no aislarán burbujas por casos sospechosos y los tapabocas dejarán de ser obligatorios en los recreos cuando se alcance una meta de vacunación.

 

El nuevo protocolo ya fue informado a todas las escuelas públicas y privadas y comenzará a regir de ahora en adelante.

 

A partir de la “actual situación epidemiológica alcanzada en la provincia”, ya no se aislarán burbujas completas ante un caso sospechoso de coronavirus. Se trata de una modificación que desde hace tiempo venían reclamando los padres y que desde hace más de un mes se implementó en las escuelas porteñas.

 

Ahora, ante la presencia de un caso sospechoso se aguardará el resultado de la prueba de laboratorio para proceder a aislar al curso.

 

Si el caso se confirma y es docente, habiéndose mantenido el distanciamiento y utilizado el equipo de protección personal adecuado desde las 48 horas antes de tener síntomas o de la realización del test, se aísla solamente el caso confirmado, sin que se requiera la interrupción de los cursos.

 

Por otro lado, si el caso confirmado corresponde a un alumno, se deberá aislar a todos sus compañeros con los que estuvo en contacto desde 48 horas antes del inicio de los síntomas.

 

En tanto, los contactos estrechos de un caso confirmado (sin síntomas) podrán regresar luego de los 10 días del último contacto o con resultado negativo de test realizado a partir del séptimo día desde el último contacto con el caso.

 

Otro de los cambios será que los chicos podrán dejar de utilizar tapabocas en los espacios abiertos de la escuela una vez que la campaña de vacunación alcance el 50% de cobertura en la población total de entre 3 a 17 años de la provincia de Buenos Aires. Se necesita que la mitad de los niños y adolescentes de la Provincia hayan recibido al menos una dosis.

 

Una vez que se alcance esa meta, las autoridades provinciales anunciarán la flexibilización del barbijo, pero en las aulas continuará siendo obligatorio su uso.

 

Finalmente recomendaron seguir con las medidas previas como la ventilación permanente de las aulas y espacios comunes, la distancia de dos metros con las y los docentes, la higiene de manos en forma frecuente, la limpieza y desinfección de los espacios físicos y las acciones de vigilancia epidemiológica activa, entre otras.

 

En las escuelas ya no se requerirá el ingreso y egreso escalonado de los diferentes cursos, ni la toma de temperatura al ingresar al edificio. Las escuelas públicas mantendrán la utilización de los medidores de dióxido de carbono para verificar la correcta ventilación de los ambientes, detallaron.

Noticias relacionadas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here