El docente y economista Miguel Ángel Broda, en una entrevista con Luis Majul para el programa La Cornisa, emitido por LN+, aseguró que “Argentina ” class=”com-link” data-reactroot>Argentina es un país en decadencia” y analizó el escenario económico que espera a la población antes y después de las próximas elecciones. “En dólares de poder adquisitivo constante, comparado con 1980, tenemos un tercio de lo que teníamos en ingresos y PBI. Encontrar en el mundo algo parecido es dificilísimo. En la región, Venezuela tiene el 10 por ciento del ingreso que tenía hace cuarenta años. Ser fanáticos de Chávez, Cuba y Maduro es algo que excede la inteligencia de una persona normal”, dijo Broda.

[embedded content]

En sus críticas al oficialismo, Broda fue lapidario, y explicó que -de momento- lo único que importa para el oficialismo es lograr un triunfo en los próximos comicios: “Argentina es un país de estanflación crónica que no crea empleo; en el primer trimeste de este año interrumpimos una cadena de 36 meses seguidos en los que había caído en empleo formal privado; el resto del mundo pasó del primer piso al primer subsuelo; nosotros estábamos en el segundo subsuelo y pasamos al quinto. A fin de este año, el país va a estar entre 4 y 5 por ciento por debajo del nivel prepandemia. Y nosotros estábamos en recesión desde abril de 2018. Es escandaloso. La mala gestión no es solamente de la política sanitaria. La única obsesión son las elecciones, logar 60 por ciento de los votos, para que pueda pasar cualquier cosa que se les ocurra”.

Sobre qué puede ocurrir antes de las legislativas, fue claro al asegurar que “no tenemos ni siquiera esbozo de un programa integral”; y detalló: “Es muy difícil encontrar una gestión más inútil que esta en términos de política económica. Mi impresión es que antes de las elecciones evitamos una crisis cambiaria; es una locura devaluar 1% por mes hasta las elecciones; también podemos reducir algo la tasa de inflación, y terminar el año entre 46 y 52 por ciento según nuestras estimaciones. El problema es el nivel de actividad y empleo. La pandemia no da respiro. Vamos a tener otro año sin crecimiento. La economía ya se estancó”.

Después de las elecciones

Broda señaló que tras los comicios tampoco habrá un “programa integral de estabilidad y crecimiento” porque “no podemos hacer un mínimo acuerdo con el Fondo Monetario Internacional”. En este sentido, explicó: “No queremos hacer las cosas que –con sentido común– hicieron el resto de los países en condiciones similares, aunque las nuestras son peores que en Colombia, Perú, Chile, Bolivia, Brasil, Paraguay, Uruguay. Algo van a tener que hacer. Ahora, si se hace por la metodología del síntoma por síntoma sin buscar las causas vamos a estar chapoteando barro en los próximos dos años”.

Al proyectar las políticas kirchneristas en el largo plazo, concluyó que se registrará, “cuando termine el gobierno de esta coalición, un PBI menor al que recibieron” los dirigentes peronistas y del Frente Renovador que actualmente conducen el destino del Ejecutivo Nacional. Y dijo Broda: “Tenemos una ideología populista, heterodoxa, que ahuyenta inversores, inversión privada y sobretodo a la gente que quiere buscar trabajo. No tengo una visión apocalíptica para antes de las elecciones, sino una visión muy preocupada de que, luego de las elecciones, haya trabas intelectuales para hacer lo que hay que hacer”.

LA NACION

Conocé The Trust Project