Buenos Aires se reinventó y trabajó para ser una ciudad preparada, capaz de recibir turistas de todo el país en el actual contexto de pandemia. Para ello, elaboró una serie de protocolos que se adaptaron a la nueva normalidad y obtuvo así el sello de “destino seguro” del Consejo Mundial del Viaje y el Turismo (WTTC) que garantiza el cumplimiento de todos los cuidados sanitarios y de seguridad. Una garantía internacional de confianza para los viajeros.

En este contexto, con protocolos establecidos para cada actividad, en Buenos Aires hoy se puede asistir a galerías de arte y museos con reserva online; deleitar gastronomía al aire libre en patios, terrazas, veredas o en interiores, también con reserva previa; recorrer ferias artesanales, shoppings y circuitos comerciales a cielo abierto; alojarse en establecimientos hoteleros; realizar paseos al aire libre en los nuevos circuitos de “Turismo en Barrios”; y asistir a visitas guiadas al aire libre.

De “hotel boutique” a centro de aislamiento

El moderno hotel 4 estrellas “Deco Recoleta Hotel”, situado en el centro porteño, sobresale por el diseño, los colores, la luz. Elegido por turistas de todo el mundo, se posiciona como una muy buena opción para pasar varios días de descanso mientras se disfruta de la Ciudad.

Pero la pandemia y el aislamiento social, preventivo y obligatorio decretado en marzo del año pasado modificaron los planes del lugar y de un día para el otro se convirtió en un centro de aislamiento de casos sospechosos y positivos de coronavirus. Tras una de las mejores temporadas de los últimos años en cuanto a la cantidad de turistas que visitaron Buenos Aires, “Deco Recoleta Hotel” se reinventó y preparó el establecimiento -con el apoyo del Gobierno de la Ciudad- para recibir residentes argentinos que llegaban al Aeropuerto Internacional de Ezeiza y que debían cumplir la cuarentena obligatoria.

Hoy, en plena temporada de verano, el moderno hotel vuelve a consolidarse como una opción única para los amantes de la arquitectura, el arte y la gastronomía: está ubicado en un punto estratégico para todo huésped, a corta distancia de prestigiosas galerías de arte, teatros, museos y zonas comerciales. Además, cumple con todos los protocolos sanitarios, medidas de limpieza, desinfección e higiene.

(Foto: gentileza Deco Recoleta Hotel)

(Foto: gentileza Deco Recoleta Hotel)

“Turismo en Barrios”

Se trata de un programa que apunta a estimular y reactivar la actividad turística y el movimiento en los diversos barrios porteños. La iniciativa del Ente de Turismo de la Ciudad de Buenos Aires busca aprovechar el espacio público con propuestas al aire libre y destacar atractivos que no se consideran populares.

“Turismo en Barrios” se relanzó el 27 de septiembre del año pasado con seis circuitos que incluyen los barrios de Belgrano, Chacarita, Villa Crespo, Barracas, Colegiales y Puerto Madero. Luego, se sumaron otros tres recorridos en el casco histórico con 126 atractivos.

Según explicaron desde el ente, el proyecto “aún se encuentra en desarrollo” ya que “se planea continuar con un circuito especial de corredores verdes”: uno en la zona norte y otro al sur de la ciudad. El parque Tres de Febrero, el Jardín Japonés, el Botánico, la Reserva Ecológica, entre otros espacios, formarán parte en un futuro como así también otros barrios como Caballito, Villa Urquiza, Villa Devoto, Almagro y Nuñez.

(Foto: gentileza Ente de Turismo de la Ciudad de Buenos Aires)

(Foto: gentileza Ente de Turismo de la Ciudad de Buenos Aires)

Imperdibles en un recorrido de 48 horas

Entre la oferta pública y privada de la Ciudad de Buenos Aires para disfrutar, en dos días, de un viaje tranquilo y con seguridad en plena pandemia de coronavirus se destacan:

  • Puerto Madero

Considerado un oasis dentro de Buenos Aires, se trata de uno de los barrios más jóvenes de la ciudad y con mayor cantidad de espacios públicos al aire libre. El Patio Gastronómico Rodrigo Bueno, la Vivera Orgánica, la Reserva Ecológica y otros parques convierten al barrio en un gran pulmón verde, ideal para recorrer a pie o en bicicleta.

Identificado con sus orígenes portuarios, la zona también rinde homenaje a mujeres que dejaron su huella en la historia de Argentina y Latinoamérica, dándole el nombre a calles, parques y atractivos de la zona.

Un destacado, y a su vez imperdible, es el Patio Gastronómico Rodrigo Bueno. Está montado a un lado del complejo habitacional que lleva el mismo nombre y que el Gobierno de la Ciudad realizó para trasladar a las familias que viven en el histórico barrio emergente. Administrado por los propios vecinos de la zona, se trata de una opción alternativa y poco conocida que ofrece típicos platos peruanos y paraguayos a un precio accesible.

(Foto: gentileza Ente de Turismo de la Ciudad de Buenos Aires)

(Foto: gentileza Ente de Turismo de la Ciudad de Buenos Aires)

  • Jardín Japonés

El Jardín Japonés, inaugurado el 17 de mayo de 1967, es un emblema representativo de la relación entre Argentina y Japón que realiza actividades recreativas de difusión de la cultura japonesa. Un gran espacio verde donde abunda la paz y la armonía con el deseo de ofrecer una experiencia única a sus visitantes.

¿Las principales atracciones? El Puente Zigzag; la Campana de la Paz; el Puente Curvo; “Shureimon” El Patio de los Recuerdos; el Faro Histórico y El Vivero, entre otros. También se destacan: la sala de lectura, el restaurante y patio de comidas, y los diferentes miradores.

Fue proyectado y construido por la colectividad japonesa para luego ser donado, por intermedio de la Embajada de Japón, a la Municipalidad de Buenos Aires. Se trató de un gesto de agradecimiento al pueblo argentino por ser el país que le abrió sus brazos en tiempos de inmigración.

En 2004, la Secretaría de Turismo de la Ciudad de Buenos Aires declaró al Jardín Japonés “sitio de interés turístico” y, en 2008, el Poder Ejecutivo Nacional lo declaró “bien de interés histórico y artístico de la Nación”.

(Foto: gentileza Ente de Turismo de la Ciudad de Buenos Aires)

(Foto: gentileza Ente de Turismo de la Ciudad de Buenos Aires)

  • Centro Cultural Recoleta

El Centro Cultural Recoleta (CCR) es un espacio vivo y participativo para adolescentes y jóvenes que apuesta a la convivencia en la diversidad y que impulsa los movimientos artísticos del país y del mundo desde hace más de tres décadas.

Construido sobre un casco histórico con 300 años de historia, conecta tradición y vanguardia. Según estimaciones oficiales, es visitado por más de medio millón de personas al año, en su mayoría jóvenes de entre 18 y 35 años.

Hay salas permanentes dedicadas a los adolescentes, al hip-hop, al dibujo, una zona de estudio, un espacio de ocio y recreación, un bar y una tienda de objetos de diseño argentino contemporáneo. Además la terraza, el cine, el laboratorio musical, el centro de investigación, la residencia para artistas, la capilla y las salas de exhibición para artes visuales completan a esta “fábrica cultural”.

En el actual contexto, se pueden realizar visitas guiadas con capacidad limitada e inscripción previa mediante el sitio web del CCR.

(Foto: gentileza Centro Cultural Recoleta)

(Foto: gentileza Centro Cultural Recoleta)

Opciones gastronómicas

  • Invernadero

Al pie de la Biblioteca Nacional, junto a la Plaza del Lector, se instaló “Invernadero”, el primer restaurante y bar de gin tonic tirado del país.

La vedette es el gin tonic, servido con agua tónica artesanal. La bebida se elabora con un gin producido especialmente para el bar que se lo almacena en barriles y se lo sirve tirado, a través de canillas, en copones con hielo y toppings como hierbas, frutas y pétalos de flores.

La propuesta de “Invernadero”, caracterizado por ser un ambiente cálido en medio del ruido y la intensidad de la Ciudad, continúa con distintas opciones para comer al estilo tapeo. Croquetas, langostinos en panko, ceviche de salmón y camarones, carpaccio de ojo de bife y más: todas cazuelas pensadas para acompañar la bebida.

(Foto: gentileza Ente de Turismo de la Ciudad de Buenos Aires)

(Foto: gentileza Ente de Turismo de la Ciudad de Buenos Aires)

  • El Preferido

ÉL (sí, en mayúscula) bodegón por excelencia. Comida súper casera, como en casa, pero en pleno Palermo. Productos de almacén, fiambrería, vermut, vinos, platos del día y una carta envidiable en un clima de salón de típico bodegón porteño.

“El Preferido” fue inaugurado en 1952 y está ubicado en la esquina de Jorge L. Borges y Guatemala. El restaurante intenta reavivar viejas costumbres culinarias y a su vez tiene detalles típicos de la gastronomía moderna. Todo esto lo convierten en un bodegón notable de Buenos Aires.

(Foto: gentileza Ente de Turismo de la Ciudad de Buenos Aires)

(Foto: gentileza Ente de Turismo de la Ciudad de Buenos Aires)

Consultá los requisitos para ingresar a la Ciudad, la declaración jurada, los protocolos y todo lo que ya se puede hacer en Buenos Aires haciendo click aquí.